Este mes en la historia del Holocausto

Este mes en la historia del Holocausto

Sucesos ocurridos este mes durante el Holocausto

Proyectos

Proyectos

Conoce nuestros proyectos

Registro de Víctimas

Registro de Víctimas

Consulta la Base central de Víctimas del Holocausto

Educación

Educación

Esfuerzo educativo permanente

Yad Vashem Jerusalem

Yad Vashem Jerusalem

Conoce nuestra sede en Jerusalem

Testimonios

Testimonios

Visualiza testimonios de sobrevivientes

El Holocausto

El Holocausto

Amplía tus conocimientos en este tema.

Noticias

HONRAN AL ÁNGEL DE BUDAPEST 
19 de Octubre de 2016 
 
ebc_sanz_brizr.jpg

El Centro de Documentación e Investigación Judío de México y la Asociación Yad Vashem México rindieron homenaje al diplomático Ángel Sanz Briz.

El acto heroico de Ángel Sanz Briz , además de valor ante la muerte, tuvo algo de prestidigitación. ¿De qué otra forma habría podido salvar a 5 mil 200 judíos húngaros de los nazis con tan sólo 200 documentos oficiales?

"Lo más impresionante es que siempre pensó que cumplió con su deber de ser humano", reflexionó ayer su hijo, Juan Carlos. "Ni se le hubiera ocurrido actuar de otra forma, y siempre pensó que lo que hizo fue lo que había que hacer, lo que cualquier ser humano haría y que no merecía reconocimiento ni agradecimiento".

Aun así, el Centro de Documentación e Investigación Judío de México (CDIJUM) y la Asociación Yad Vashem rindieron homenaje al diplomático español que se ganó el mote de "El Ángel de Budapest" por su labor humanitaria como encargado de oficina de la Embajada de España en Hungría en 1944, año de la invasión nazi.

En una ceremonia llevada a cabo en la Escuela Bancaria y Comercial, el hijo de Sanz Briz realizó una detallada descripción sobre los actos de su padre.

Según relató, ante la certeza de que miles de judíos húngaros serían llevados a campos de concentración a partir de la toma de Budapest, el diplomático desentrañó una ley derogada que le permitió hacerse con 200 papeles diplomáticos para proteger a judíos sefardíes -provenientes de la Península Ibérica- en Hungría.

Sin cuestionar linaje o procedencia, Sanz Briz entregó los documentos a cada judío que los solicitara para protegerse de los nazis. Asimismo, logró que estos papeles protegieran a familias enteras y, mediante un sistema de numeración truqueado que utilizaba letras, hizo que se multiplicaran.

"Actuó como le dictó su consciencia. Estaba rodeado de muchas personas que, como siempre, o como ocurre muy a menudo cuando ocurre a una situación así, miran para otro lado, se convierten en espectadores pasivos, no quieren meterse en problemas", contó su hijo.

Dejado a su suerte por el gobierno franquista -que seguía como aliado de Alemania, pero comenzaba a buscar acercamiento con los Aliados-, Sanz Briz alquiló una serie de inmuebles y, sin autorización expresa de su gobierno, los nombró lugares extraterritoriales de España, por lo que pudo alojar ahí a miles de judíos en peligro.

Para Rubén Goldberg, presidente del Patronato del CDIJUM, los actos de el español no fueron sólo en beneficio de la comunidad judía, sino humanitarios en su acepción más general.

"Si al hablar de Ángel Sanz Briz yo dijera que él salvó judíos, estaría haciendo una afirmación equivocada, porque Ángel Sanz Briz no hizo diferencia al salvarlos, él no miró su cartilla de identificación, no miró su religión, su nacionalidad o su color para prestarles ayuda", reflexionó.

La ceremonia concluyó con la proyección del documental La encrucijada de Ángel Sanz Briz, de José Alejandro González, en donde familia, colegas y académicos reflexionan sobre el heroísmo del homenajeado.

Fuente: Reforma

 

Regresar